‘Lo visto ayer en cielo fue un bólido’

Las cámaras de la Ciudad de México registraron la caída de un objeto envuelto en una bola de fuego que dejó un rastro de luz en el cielo. La Coordinación Nacional de Seguridad y Protección Civil (CNPC), informó que no se encontró evidencia de que el objeto lograra hacer impacto con la Tierra, por lo que seguramente “se destruyó en el aire”.

El especialista en observaciones astronómicas, Pablo Lonnie Pacheco Railey, explicó que el destello de luz que se vio ayer martes por la noche en la zona metropolitana corresponde a un bólido.

A pesar de que al principio el objeto luminoso fue confundido como un meteorito puesto que se había pensado que había impactado en el planeta, especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desmintieron esta versión e informaron que en realidad no había evidencias de un impacto.

Realmente se trató bólido, un conjunto de minerales que se desprendieron de un asteroide de mayor tamaño, que se fragmenta fácilmente y terminan viajando a través del espacio sin rumbo fijo pero a una velocidad superior que la de otros objetos con mayor masa.

Si bien pueden ser peligrosos en caso de impacto con algún cuerpo celeste o planeta debido a su velocidad, usualmente terminan desintegrándose al entrar en contacto con atmósferas como la de la Tierra.

Mediante su cuenta de Facebook el experto señaló que muchos de los videos que circularon en redes sociales no corresponden al hecho y tampoco fue un meteorito.

“No, nadie vio un meteorito sobre Nuevo León (y están circulando muchos videos falsos que no corresponden al evento de hoy).

“Meteorito se llama al fragmento que sobrevive hasta el suelo, y de eso no hay constancia. Este bólido puede haber dejado uno o varios meteoritos, pero eso no lo sabemos hasta que se recupere algo. Diremos meteoro si es un rastro luminoso y bólido cuando es más intenso que todas las estrellas”.

Pacheco Railey negó que haya caído en Tamaulipas como circuló en internet y señaló que dependiendo de su dirección, pudo haber caído en otro estado o en Estados Unidos.

“Cualquier reporte de incendio supuestamente producido por el bólido, es falso. Sólo en las películas los meteoritos llegan ardientes hasta el suelo (y de hecho, el bólido no “arde” en la atmósfera, pues a la altura que se encuentra casi no hay oxígeno). Un meteorito recién caído es tibio al tacto, pues una vez que se apaga, el resto de la caída el aire disipa su calor”, explicó.

Finalmente señaló que este tipo de eventos se presentan todos los días en algún lugar del planeta.

“Se estima que aproximadamente 44 toneladas de meteoroides caen a la Tierra diariamente pero la mayoría se vaporiza y caen al mar”, finaliza el texto.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede usar estas etiquetas HTML y atributos:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>