los momentos clave del debate de Trump y Biden

Trump convierte el primer debate con Biden en un espectáculo bochornoso

Habían pasado 20 minutos del primer debate electoral entre Trump y Biden, y las interrupciones del presidente eran tan frecuentes, que el demócrata hizo mano de una frase más común en otras latitudes, pero inaudita en todo un cara a cara por la presidencia estadounidense: «¿Por qué no te callas?» Desde ese momento, todo en este debate fue cuesta abajo, y no es que hubiera empezado con notas muy dignas y elevadas. Biden llegó a llamar al presidente «payaso» y «racista”, y este sacó a relucir el consumo de cocaína de su hijo. La mayoría de escenas fueron más dignas de una pelea en un bar que del escenario en el que en su época se defendieron Kennedy y Reagan.

Biden apenas pudo terminar una sola intervención sin ser interrumpido. Y acabó saliéndose de sus casillas. “Te quieres callar, hombre. No se puede ser menos presidencial”, le espetó en un momento. “Es difícil decir una palabra con este payaso”, dijo en otra ocasión. O “no estoy aquí para poner en evidencia sus mentiras, todo el mundo sabe que es un mentiroso”. El demócrata trató de comportarse como el único adulto en la habitación. Lleva ventaja en las encuestas y le bastaba con demostrar que no ha perdido sus facultades mentales, como insiste constantemente Trump. Superó el examen con holgura, por más que haya perdido reflejos y recurra al exabrupto cuando se siente acorralado. Sus intervenciones sobre la gestión de la pandemia y la crisis racial fueron de lo mejor. Los primeros sondeos le dieron como ganador del debate.  

Trump acusó a su hijo Hunter de corrupción o de ser un cocainómano y se mofó cuando hablaba del servicio en el Ejército de su primogénito Beau, fallecido por un cáncer a los 46 años. Biden le llamó “racista”, dijo que es la “mascota de Putin” y reiteró que no tiene ningún plan para sacar al país del desaguisado de la pandemia, que ha dejado más de 200.000 muertos. “Este es el mismo hombre que dijo que para primavera habría desaparecido. Que se iría con el calor y que quizás podríamos inyectarnos un poco de lejía en el brazo”. Trump le respondió afirmando que fue una broma.

Antifascista es una idea, no un grupo»

El moderador del debate le preguntó al presidente Trump por el apoyo que le han brindado algunos grupos extremistas desde que llegó a la Casa Blanca, sobre todo durante la famosa marcha supremacista de Charlottesville en 2016 y tras los recientes disturbios en Oregon y Wisconsin. «¿Está usted dispuesto a condenar, hoy, a los supremacistas y las milicias y a decir que deben retirarse de las ciudades y no generar más violencia?», preguntó Wallace. Trump respondió: «Sí que se retiren y queden atentos» (en inglés, «stand back and stand by»). No se sabe exactamente qué quería decir el presidente, si lo de «quedar atentos» fue un error, pero los demócratas le acusaron inmediatamente de no condenar el supremacismo. Después Trump criticó a la izquierda radical antifascista, e instó a Biden que la repudiara también, a lo que Biden dijo que «antifascista es una idea, no un grupo».

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede usar estas etiquetas HTML y atributos:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>