Retratos de una crisis

Acapulco. Gro, 20/03/2020

Ilustradores e ilustradoras dibujan la crisis del coronavirus.

Un aislamiento forzoso que han retratado en casa, donde están acostumbrados a trabajar, aunque esta vez en medio de una atmósfera nada habitual.

Vivimos días de confusión, incertidumbre, en algunos casos miedo y ansiedad, y también de recogimiento, reflexión, apoyo mutuo, solidaridad y comunidad virtual. Por un lado la crisis del coronavirus nos brinda oportunidades de reconeción con nosotras mismas, aislándonos de prisas, horarios impuestos, consumismos innecesarios y empleos a los que dedicamos demasiado de nuestras vidas; regalándonos libertad en forma de tiempo. Pero, a la vez, nos priva del contacto físico con el exterior, con seres queridos, amistades.

Con el ocio y la vida en la calle. Con el respirar aire más allá del que llega a una ventana o, en el mejor de los casos, un balcón.

Son días raros, de contrariedad en la atmósfera.

Así lo ven también los ilustradores e ilustradoras navarras. Siete de ellos han puesto imagen a la crisis del coronavirus para este reportaje.

Retratos de un aislamiento forzoso que han realizado en casa, donde están acostumbrados a trabajar, aunque esta vez lo han hecho en medio de una atmósfera nada habitual.

Mikel Santos Belatz (Pamplona, 1974) representa el confinamiento del ser humano (el dibujante, en su caso) en una jaula por culpa del COVID-19, al que nos mantenemos atados con resignación. “Todo esto que está ocurriendo lo estamos deglutiendo siguiendo los consejos, advertencias y pautas que nos indican los especialistas en sanidad y así es como debemos asumir y aceptar esta situación tan anormal”, dice el dibujante, quien matiza que “otra cosa son las conclusiones que podamos extraer en nuestros largos momentos de reflexión en cuanto al modelo político, económico y social que hemos creado voluntaria e involuntariamente, no solo en nuestra parcela de bienestar sino a lo largo de todo el Planeta”.

A nivel personal, Belatz reconoce que “se hace duro el encierro, el no poder ver de cerca a los que más quieres ni darles un abrazo, un beso, ni poder compartir momentos juntos. Realmente te das cuenta de lo que poseemos y te hace apreciarlo más, aunque suene a tópico. Tendremos que tener paciencia y a corto plazo pensar un poco en todo lo que está pasando”.

En lo profesional, asegura que aunque la ilustración que ha realizado para este reportaje muestre metafóricamente su “realidad actual”, ésta “no es muy diferente a la de antes del dichoso coronavirus”. “Y es que los dibujantes, ilustradores y otros profesionales de las artes vivimos la mayoría del tiempo aislados del virus benigno de la libertad.

En ese sentido estamos llevando de manera bastante cómoda la reclusión domiciliaria… Somos más inmunes a la posible claustrofobia que pueda crear este aislamiento. Y encima siendo autónomos, ¡ya ni te cuento!”, afirma. En su caso, el aislamiento le está “sirviendo para avanzar en muchos trabajos que estaba arrastrando” y en los que se está “poniendo al día”.

Creado por : Armando Olayo

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede usar estas etiquetas HTML y atributos:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>